La juez 42 del Circuito de Bogotá condenó a Paul Stanley Naranjo Calvo y Julián Valente Ortegón Mosquera por la muerte de Ana María Castro el pasado 5 de marzo en el occidente de la capital.

Según la juez, la Fiscalía presentó las pruebas suficientes para condenar a los jóvenes por el delito de feminicidio agravado.

Naranjo Calvo y Ortegón Mosquera, junto a Mateo Reyes, fueron las últimas personas que vieron con vida a la joven de 21 años.

Te puede interesar: Aparece nuevo video de Ana María Castro en la camioneta de donde fue arrojada

De acuerdo con la teoría de la Fiscalía, los jóvenes salieron de una discoteca y abordaron un vehículo tipo camioneta.

Luego, ya en movimiento, se presentó una confrontación y Mateo Reyes fue obligado a bajarse, aparentemente por besarse con Ana María.

Mateo aseguró que observó cuando Ana María Castro cayó de la camioneta sobre la Calle 80.

Por ello, el ente acusador insistió que los jóvenes debían ser condenados, argumentando que hay testimonios y pruebas en el cuerpo de Ana María que comprueban el homicidio.

Mira también: Vicepresidenta pide a Asobares protocolos de protección para prevenir casos como el de Ana María Castro

Sobre la muerte de la joven:

Ana María Castro fue arrojada de un vehículo en movimiento en la calle 80 con carrera 69 tras salir en compañía de tres hombres de un establecimiento nocturno en el barrio La Alhambra.

La joven fue trasladada al Hospital de Engativá, en el noroccidente de Bogotá, y luego al Hospital Simón Bolívar donde murió a raíz de un trauma craneoencefálico producto de los golpes recibidos al caer, según Medicina Legal.

La víctima fue registrada en los centros asistenciales como desconocida, debido a la falta de documentos de identificación; tiempo después fue su madre la encargada de reconocerla.