Frente a la polémica que se originó sobre la decisión que tomó la Sala Plena de la Corte Constitucional de dar vía libre a los espectáculos taurinos y demás actividades con animales, el presidente de la Corte Constitucional, Alejandro Linares, afirmó que se basó concretamente en la decisión que esa misma Corte tomó en 2010 en la cual se estableció que “no podría haber corridas de toros en ciudades donde no existía esa tradición”.

Añadió que el pronunciamiento que hizo la Corte hace ocho años es claro en señalar que “hay un mandato progresivo de reducir el maltrato animal y adicionalmente hay otro mandato al Congreso de la República para que regule el tema”.

Afirmó que “sencillamente lo que se protegió son las tradiciones culturales en ciertas zonas de Colombia que no solamente son las corridas de toros, sino también las riñas de gallo, el rejoneo y otro tipos de actividades que tienen que ver con los animales”.

De ahí que hiciera un llamado al Congreso para que “mire el tema con una actitud positiva en el sentido de que tome la mejor decisión que le convenga a la mayoría de los colombianos”.