Se conmemoran diez años de la Ley contra la violencia de género y en su fecha se revelaron cifras preocupantes de ataques contra las mujeres en el Valle del Cauca, donde las lesiones personales y la violencia intrafamiliar encabezan las cifras.

Sandra Milena Arango tiene 39 años de edad, pero hace siete años huyó de Buenaventura con cuatro integrantes de su familia, incluido su hijo, luego de ser víctima de violencia sexual y amenazas permanentes de grupos armados. Cuenta que con la Ley 1257 de 2008 logró encontrar un amparo para poder buscar un refugio, romper el estigma para confesar su caso e incentivar a las demás víctimas para hacerlo.

«Que confesemos, no fui capaz de confesar, apenas vine hacerlo hace cinco meses, no se lo dije a nadie, salí confesé, declaré lo de desplazamiento pero lo de violación no», afirmó Arango.

La historia se repite en otras mujeres del Valle, en lo corrido de este año se han presentado 986 reportes de violencia sexual, 2395 de intrafamiliar y 2558 denuncias de lesiones personales.

Maribel Carmona, otra víctima de violencia, afirmó que «como mujer hace ocho, mi vida cambió por completo, perdí todo, no tenía sustento para nada, pero desde la Ley he recibido muchos beneficios».

El Valle del Cauca sigue encabezando los índices de violencia de género, sobre todo por la cifra en aumento de feminicidos.

Luz Adriana Londoño, secretaria de Equidad de Género del Valle, «hasta el momento tenemos 30 feminicidios tipificados, es decir un aumento del 14 % comparado con el año anterior, preocupante, pero seguimos trabajando».

Publicidad

En el transcurso de la conmemoración de los 10 años de la ley que protege a las mujeres del país fueron entregadas 59 unidades productivas del gobierno departamental a víctimas de todo tipo de violencia.