El Consejo Superior de la Judicatura restringió el acceso a las sedes judiciales del país entre el 10 y el 21 de agosto de 2020, «ante la necesidad de proteger la salud de los servidores judiciales, abogados y usuarios de la Rama Judicial«.

Mediante el acuerdo PCSJA20-11614, el organismo público determinó que mientras duré la restricción para el acceso a las sedes judiciales “ningún servidor judicial ni usuario del servicio público de administración de justicia podrá ingresar a las instalaciones judiciales«.

Aclara que en caso de que algún funcionario requiera ingresar a las sedes judiciales, deberá hacerlo bajo los protocolos de bioseguridad y distanciamiento social, establecidos por el Ministerio de Salud.

Los funcionarios y empleados de la Rama Judicial seguirán desarrollando el trabajo en casa y la no atención presencial al público, haciendo uso de las herramientas electrónicas, los medios técnicos de comunicación simultánea y, en general, los canales establecidos por el Consejo Superior de la Judicatura.

De la restricción de acceso a las sedes judiciales quedan exceptuados los despachos de los municipios catalogados como no COVID.