Las autoridades ambientales explicaron que la capital antioqueña se encuentra en el periodo meteorológico que produce mayor concentración de contaminantes en el aire. La ciudad continúa en estado de prevención: con alerta naranja.

Medellín amaneció con un velo de contaminación en el aire, que hace difícil respirar por la cantidad de partículas que tiene. De las 18 estaciones de monitoreo, cuatro están en color rojo, considerado un aire dañino para la salud, 13 en naranja y solo una aparece en amarillo.

María del Pilar Restrepo, subdirectora ambiental del Área Metropolitana, sostuvo que «ya lo había enunciado el Siata, que teníamos el período de gestión de episodios de contaminación entre el 22 de febrero y el 7 de abril, y que estamos entrando en la fase más compleja. Por eso tenemos que estar muy pendientes de todos los anuncios que se hagan por parte de las autoridades para ver cómo serán las medidas que se tengan que tomar en el momento que se consideren necesarias».

Por ahora Medellín continúa en estado de prevención, es decir naranja. El pico y placa para vehículos particulares y motos de dos y cuatro tiempos, los sábados para cinco dígitos, continúa los sábados.

Sergio Orozco, secretario del Medio Ambiente de Medellín indicó que «las medidas han sido muy efectivas hemos tenido, en los dos sábados, reducciones del 30 y el 25 % del flujo vehicular durante todo el día».

Sin embargo se encontró que las revisiones técnico mecánicas, de emisión de gases, no se están haciendo rigurosamente en los centros de atención.

«Al corte del 4 de marzo hemos realizado 4.314 operativos, de esos 4.314, 1.501 han sido rechazados, es decir el 34 % de las pruebas realizadas han sido rechazadas, una vez más hacemos un llamado a los CDA a la legalidad», contó Orozco.

Las medidas continúan hasta el 7 de abril, pero se evaluarán todos los días para ver si se endurecen o ablandan, de acuerdo con la evolución de la calidad del aire.