Después de administrar la vacuna experimental contra el virus de la COVID-19 a los primeros voluntarios en Bucaramanga, el proceso se extiende a ciudades como Barranquilla, Medellín y Bogotá.

Las razones por las que se escogió a Colombia para los estudios “son por la prevalencia de la enfermedad y el ambiente regulatorio que es favorable”, afirmó Juan José Cuellar, director científico de Cimedical.

Vea también: Gobierno anuncia subsidio de $200.000 a trabajadores que deban aislarse por COVID-19

La primera vacuna contra el COVID-19 fue aplicada el pasado miércoles a las 8:00 a.m. a un hombre de aproximadamente 50 años en Santander, quien fue uno de los 10 mil colombianos que se inscribieron para probar su efectividad.

“La vacuna se aplica en la parte superior del brazo, es una vacuna intramuscular, como se aplica la mayoría de las vacunas”, afirmó Federico Silva, neurólogo, epidemiólogo clínico y director de la Unidad de Estudios Clínicos.

Por otro lado, los voluntarios son personas mayores de 18 años quienes no hayan presentado COVID-19. Las personas que hacen parte de este proceso tendrán un seguimiento de dos años para evaluar la efectividad de la vacuna o cualquier otro tipo de reacción.