La Contraloría abrió un proceso de responsabilidad fiscal contra la EPS Medimás, sus presidentes y representantes legales entre 2017 y 2018, por presuntas irregularidades en el manejo de $234 mil millones girados por la administradora del sistema de Salud -ADRES- para la atención de sus afiliados.

La Contraloría también investiga a la IPS Esimed S.A., pues Medimás le giró $71.675 millones de esos recursos que a la fecha no han sido legalizados.

 

Le puede interesar: Este hombre fue el último militar estadounidense que salió de Afganistán

 

También encontraron registros contables de pagos superiores a los valores facturados por las IPS por $102.898 millones; el pago de medicamentos por $32.406 millones, con precios superiores a los regulados; y el pago de $21.430 millones por servicios médicos con valores superiores a los contratados.

Medimás también habría pagado facturas que se encontraban anuladas, 884 facturas por más de $360 millones; y también pagó $5.275 millones por facturas que no cumplían con requisitos legales para su pago.