En una de las últimas auditorías practicadas por la Contraloría de Carlos Felipe Córdoba, al Fondo Único de Tecnologías de la Información -FUTIC-, adscrito al Ministerio de las TIC, el organismo encontró presuntas irregularidades por $68 mil millones de pesos. 

El mayor hallazgo irregular corresponde a $58 mil millones de pesos que se habrían malversado en 2021 en el programa ‘Misión Tic 2022’, creado para la formación de programadores.

Le recomendamos leer: Ministerio de Minas asumirá funciones de la Comisión Reguladora de Energía y Gas

La Contraloría cuestiona que se haya contratado a universidades para que los beneficiarios del programa recibieran certificaciones de diplomados, pues los diplomados “no responden a la necesidad de la contratación que era la de formar académicamente en programación”.

Como quiera que los diplomados son educación informal, la Contraloría advierte que “se pagó a los contratistas por la prestación de un tipo de formación no coherente con la necesidad claramente descrita por la entidad en los Estudios Previos”.

Entre las universidades que recibieron pagos por esos diplomados están la Universidad Nacional, la Universidad Industrial de Santander, la Universidad de Caldas, la de Antioquia, la Tecnológica de Pereira, la Sergio Arboleda, El Bosque, Universidad del Norte, Pontificia Bolivariana y la Autónoma de Bucaramanga.

“El FUTIC contrató en la vigencia 2021 educaciones informal, dejando a veinte mil ciudadanos colombianos beneficiarios del programa MISION TIC 2022, sin título académico y certificación correspondiente (ETDH o Educación Superior) que les acredite para vincularse a la vida laboral formal”, agrega la auditoría.

“No se cumplió el objetivo principal del programa MISION TIC 2022, que era ampliar la oferta de trabajadores cualificados (…) en razón a que continúa el déficit de oferta laboral formal en temática TIC”, remata el informe.