Una permanente degradación de la ciénaga grande de Santa Marta, la ciénaga La Virgen en Cartagena, La Mojana y la ciénaga de Zapatosa en Magdalena, está registrándose ante la construcción de invasiones, el vertimiento de aguas negras y las basuras.

Así lo revela un informe de la Contraloría General de la República titulado “Estado de los humedales y la calidad del agua en la región Caribe”.

En general lo que estamos nosotros identificando es un conjunto de problemáticas que están relacionadas con el uso no sostenible que se está dando al territorio que colinda con estas ciénagas«, explicó a Noticentro 1 CM& la contralora delegada para el medio ambiente, Walfa Constanza Téllez.

«Nos referimos a actividades agroindustriales, de ganadería, construcción de carreteras, falta de saneamiento básico y crecimiento de las poblaciones de una manera no planificada”, detalló Téllez.

En la ciénaga de Santa Marta la Contraloría encontró que se invirtieron más de 27 mil millones de pesos en obras hidráulicas que no dieron resultados.

En la ciénaga de Zapatosa el ente de control documentó el vertimiento de desechos orgánicos de los municipios de Chimichagua, Tamalameque, Curumaní y El Banco.

Publicidad

En La Mojana se evidenció invasión de la ronda hídrica, inadecuada disposición de material y vertimientos de aguas residuales, entre otros hechos.

En la ciénaga La Virgen la Contraloría halló obstrucciones del flujo del agua entre el mar y la ciénaga, crecimiento urbano descontrolado y falta de indicadores para mejorar el ecosistema.

La consecuencia de la constante afectación a estas importantes ciénagas de la costa es que hoy, allí, la calidad del agua es mala.

La Contraloría General llamó la atención sobre la gestión de las corporaciones autónomas de la zona, Corpamag, Cardique, Corpomojana y Corpocesar ante los pocos resultados en el deber que tienen de proteger las ciénagas.