La Contraloría General de la República le imputó responsabilidad fiscal por $920.646 millones a exdirectivos y directivos de Bioenergy y Ecopetrol, por la presunta pérdida de recursos públicos para la terminación de la planta de producción de etanol “El Alcaraván”, contratada en el año 2010 con la empresa española Isolux.

La Contraloría sentencia que Bioenergy “fue un fracaso” y que su fracaso se evidenció desde los inicios del proyecto. Se supone que ‘El Alcaraván’ comenzaría operaciones en 2012, pero terminaron su construcción el 14 de julio de 2017 después de más de 21 otrosíes.

 

Le puede interesar: Colombia enfrenta el peor panorama de seguridad registrado en los últimos 4 años

 

Y cuando la terminaron de construir se había proyectado que produjera 504.000 litros de etanol al día, pero entre 2017 y 2019 dio pérdidas pues sólo produjo 131.209.887 litros, lo que quiere decir que en tres años produjo sólo lo concerniente a 260 días.

“Se reprocha por parte del ente de control, el haber dado continuidad a un proyecto que mostraba los indicadores financieros con tendencia a la baja, por cuanto en 2017, año en que se certificó el arranque de la planta industrial, estos se encontraban negativos (Tasa Interna de Retorno TIR -1.2% EA y Valor Presente Neto VPN -609), con la obtención de utilidades sólo hasta el año 2027”, advierte la Contraloría.

El organismo también cuestiona que se haya perdido aproximadamente un billón cuarenta y tres mil millones de pesos, que corresponde al valor de las capitalizaciones realizadas a Bioenergy para la ejecución del proyecto industrial.

 

Vea también: Luego de dos años de proceso judicial, Distrito recupera parqueadero que estaba en manos de privados

 

“A pesar que financieramente el proyecto no era viable, se dio continuidad a su construcción, pagando aproximadamente 434 millones de dólares más respecto del caso de negocio presentado en octubre de 2011; situación que unida al deficiente desarrollo del componente agrícola, originó que no se diera la productividad esperada”, advirtió la Contraloría.

Bioenergy es una empresa que adquirió Ecopetrol en 2008 para el desarrollo de biocombustibles como el etanol.

Los involucrados en la imputación son:

  • Jaime Leonardo Flórez Muñoz, gerente general de Bioenergy zona franca S.A.S. (2009-2012)
  • Aleck Remberto Santamaría de la Cruz, gerente general de Bioenergy zona franca S.A.S. (2012-2015)
  • María Elena Velásquez Restrepo
  • Juan Felipe muñera Yepes
  • María Cristina Gloria Inés Cortes Arango
  • Myung – Ho lee
  • Claudia Castellanos Rodríguez (en su calidad de miembros principales de la junta directiva)