Según la Contraloría General, las obras en riesgo están ubicadas en Cauca, Boyacá, Bogotá, y Norte de Santander.

Se trata de la reubicación del Hospital Nivel 1 de Villa Rica (Cauca) y la nueva sede para la ESE Hospital Santa Ana de Muzo (Boyacá).

En ellas se invirtieron 17.354 millones de pesos, pero sus construcciones están en alto riego por retrasos.

Así como las adecuaciones del Hospital La Samaritana (Bogotá) y el Hospital Regional Norte, ubicado en Sardinata (Norte de Santander).

En dichas obras se invirtieron 8.309 millones de pesos; las cuatro infraestructuras que presentan retrasos suman $25.663 millones.

Para el caso del Hospital de Villa Rica se realizó un contrato por $7.138 millones que se encuentra suspendido y presenta un desfase del 10% y un avance financiero del 20%.

Publicidad

En lo que respecta al Hospital Santa Ana de Muzo, se firmó un contrato por $10.769 millones, pero presenta 60 días de prórrogas y suspensiones.

Para el caso del Hospital La Samaritana, la obra se encuentra suspendida por la emergencia del COVID-19 y registra un desfase del 73% y completa más de 130 días entre suspensiones y prórrogas.

Y para el Hospital Regional Norte, se evidencia solo un avance del 4% y presenta suspensiones y prórrogas que completan más de 65 días.