Este martes la Contraloría imputó responsabilidad fiscal por la suma de $12.243 millones de pesos contra dos directivos en su momento de Bioenergy S.A. y la firma Tipiel S.A,.

Al parecer, la firma Tipiel S.A, suscribió contratos con Bionergy para realizar actividades que previamente habían dado como recibidas a satisfacción a ISOLUX, empresa a la que inicialmente se le contrató la construcción de la planta de etanol situada en Puerto López (Meta).

El ambicioso proyecto terminó convertido en uno de los elefantes blancos y desastres financieros más grandes de que se tenga noticia en el país; y hoy la CGR adelanta procesos de responsabilidad fiscal por una suma total que bien puede acercarse al billón de pesos, recursos públicos que buscar resarcir.