Resultados preocupantes en materia ambiental y de gestión del riesgo, encontró la Contraloría General de la República en un estudio realizado para el informe sobre el Estado de los Recursos Naturales y del Ambiente 2017-2018, en el cual indagó sobre los avances en la implementación del Plan de Manejo de la Cuenca (PMC) del Río Magdalena, formulado por Cormagdalena.

“Hay un vacío de responsabilidades en cuanto a la ejecución del Plan de Manejo de la Cuenca del Río, las metas forestales de este Plan han resultado precarias y un 57 % de los municipios de la cuenca no cuentan con sistemas de tratamiento de aguas residuales”, indicó la Contraloría.

Publicidad

Según el organismo de control, al igual que en buena parte del país, “los avances alcanzados en materia de prevención de desastres son bajos, poco articulados, dispersos en la geografía y no permiten prevenir, mitigar o controlar los efectos de los fenómenos hidrometeorológicos extremos que periódicamente se presentan, lo que puede ocasionar un aumento en la vulnerabilidad económica, social y ambiental en muchos municipios”.

Para la Contraloría General de la República, el Magdalena es un río ambientalmente olvidado, que tiene problemas de saneamiento de aguas residuales y debilidades en gestión de riesgo para prevenir inundaciones.