Como la ley permite que con las universidades se suscriban contratos sin previa licitación, la auditoría encontró que los entes territoriales las están contratando hasta para el aseo de edificios públicos. Zapatero a tus zapatos dice el Auditor General, quien aseguró en Cartagena que la contratación a dedo, que en 2015 fue del 54 por ciento, este año estará por encima del 80 por ciento.