Para el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, los crímenes contra líderes sociales obedecen a disputas entre bandas criminales en los territorios que anteriormente ocupaban las Farc. Los Caparrapos, disidencias de las Farc, Clan del Golfo y ELN se pelean el control de corredores estratégicos.

«Los territorios de consolidación que abandonaron las Farc fueron rápidamente cooptados por nuevas organizaciones delincuenciales que son ejércitos al servicio del narcotráfico. Y eso ha generado unas tensiones y unos conflictos en los territorios que están dejando violencia y generando un incremento en la criminalidad y particularmente en los asesinatos», manifestó Martínez.

Cauca, Nariño, Córdoba, nordeste y bajo Cauca antioqueño y el Catatumbo viven este posconflicto. Por eso el fiscal hace un llamado al Gobierno para la protección de los líderes que viven en estos territorios.

Merece la reacción integral del Estado, nos preocupa lo que está pasando con nuestros líderes sociales, no puede caer un solo líder más

agregó el funcionario.

En 48 horas se logró el esclarecimiento del homicidio de la líder Ana María Cortés Mena, de Cáceres, Antioquia.

«Vamos a imputar con base en prueba técnica inobjetable intachable la autoría de este homicidio en cabeza de alias ‘Jonás’ quién es el líder de ‘Los Caparrapos’ en esta zona», añadió.

Martínez Neira celebró el llamado de la JEP al Secretariado de las Farc.

Publicidad

«Tenemos como justicia que demostrarles a los colombianos que no va a haber impunidad por los delitos que ocurrieron durante el conflicto. Y a la Fiscalía le queda la satisfacción de haber cumplido por este primer propósito porque hace escasamente un mes entregamos el informe sobre secuestro a la Jurisdicción Especial de Paz», finalizó.

El fiscal reveló que la cifra general de homicidios aumentó durante lo que va corrido del 2018 en un 6,5 %, 6.100 colombianos han sido asesinados.