El proyecto que pretende lograr el pago de hasta tres salarios mínimos a los médicos residentes ha causado gran controversia entre las EPS y sus proponentes en el Congreso de la República.

Por una parte, el senador de la Alianza Verde, Jorge Iván Ospina, ponente del proyecto, aseguró que en este momento, cerca de 5.000 residentes que trabajan en urgencias y cirugías no reciben un salario que les permita especializarse en temas que necesita el país.

«Son jóvenes entre 25 y 35 años de edad, muchos de ellos ya con familia, pero no se les paga y no pueden hacer una especialización que puede costar entre 60 y 70 millones de pesos en una universidad privada», señaló el congresista.

Publicidad

El senador sostuvo que las EPS saben que no tienen especialistas porque hoy en día una interconsulta se demora entre 4 y 6 meses, lo cual hace suponer que el país necesita este tipo de profesionales pero con un sueldo digno.

«Es la mejor inversión que podríamos hacer porque podemos formar especialistas que hoy no tiene el país en oncología, cirugía cardiovascular y muchos otros temas, pero para formar especialistas debe haber un estímulo», sostuvo el senador Ospina.

Por su parte, Jaime Arias, presidente de Acemi, el gremio que agrupa a las EPS, sostuvo que el proyecto le costaría al sistema cerca de 200 mil millones de pesos anuales, una cifra considerable para un sistema deficiente.

«La Constitución Política obliga a que los recursos de la salud se inviertan en seguridad social y no en educación. Sabemos la importancia que tienen los residentes pero el sistema no puede asumir eso», explicó el presidente de Acemi.