El detenido coronel, Benjamín Núñez, encabezará un acto de perdón, aceptando que participó en el asesinato de tres jóvenes en Chochó, Sucre, y además será testigo de la Fiscalía, a cambio de una rebaja de pena por el triple homicidio.

El coronel Benjamín Núñez confesará ante un juez que él fue quien les disparó a Jesús David Díaz, Carlos Alberto Ibáñez y José Carlos Arévalo, los jóvenes asesinados en Chocó Sucre, luego de ser detenidos en un retén, acusado sin pruebas de haber atentado contra otro Policía.
“Disparó en múltiples oportunidades en las que al menos siete oportunidades impactan en la humanidad de las víctimas”, señala el documento de la Fiscalía.

Lea también: Juan Luis Guerra denuncia que fue robado en Bogotá

El oficial pagará 29 años de cárcel, tendrá una inhabilidad por el mismo periodo de tiempo y pagará una multa de 100 salarios mínimos legales. O al menos ese el acuerdo que alcanzó Núñez con la Fiscalía, que está pendiente de aprobación de un juez. Además, tendrá que encabezar un acto de perdón.

“Pedir perdón públicamente a las víctimas, al país, a la comunidad y a todos los que sufrieron perjuicio con su actuar”, indica el documento.

Núñez además tendrá que testificar contra los 10 Policías que estaban a su mando, y que están implicados en el crimen: “se compromete a ser testigo de cargo (…) frente a los hechos cometidos por él y terceros, el pasado 25 de julio en el municipio de Chochó”.