La Asosiación Colombiana de Restaurantes (Acodres) aseguró que la inflación pone en jaque la formalidad de los establecimientos y de la generación de empleos, y por esta razón pidió al Gobierno tomar medidas urgentes para evitar las alzas exhorbitantes de los precios de los alimentos.

Dichos incrementos, dice el gremio, ya posicionaron al famoso ‘corrientazo’ en $14 mil pesos, o inclusive más.

Los restaurantes reportaron una inflación anual de 18.54%, según el más reciente informe del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del DANE, cifra que preocupa a quienes hacen parte de este sector gastronómico. El alza de los alimentos tiene consecuencia directa en el precio del menú, lo que les cuesta clientes.

También puedes leer: Habrán sesiones extras para la reforma a la Salud: iniciativa será tramitada a partir del 6 de febrero

“Tanto enero como febrero son los meses que menos ventas hay, y se cruza con los ajustes que hay que hacer de salario mínimo, de arriendos, de servicios públicos, y si sigue la presión de alimentos hacia arriba, pues los precios nuestros no hay alternativa de subirlos, dice Guillermo Enrique Gómez, presidente de Acodres.

Miembros del gremio gastronómico aseguran que el año anterior, el ‘corrientazo’ estaba en $9.500 pesos, pero que el incremento del costo de los alimentos los ha obligado a subir considerablemente la tarifa del plato, cuya cifras ahora oscilan entre los $12 mil y $14 mil pesos.

La informalidad del sector se acerca al 70% y la inestabilidad de los precios que manejan día a día por cuenta de la variación de costos de los alimentos los acerca a una cifra mayor.