Un oscuro diagnostico sobre la corrupción en tiempos de pandemia hicieron esta noche en la Plenaria del Senado, la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría. Pocos departamentos se salvan de investigaciones penales, fiscales o disciplinarias.

Lo revelado por los tres entes de control debería producir escalofrío, sin embargo, la corrupción es pan de cada en Colombia, incluida esta etapa de emergencia social y económica que tiene aguantando hambre a millares de personas. Los corruptos no dan tregua.

El fiscal reveló que su entidad tiene 125 líneas investigativas, dentro de las cuales hay 14 procesos que adelanta la delegada ante Corte Suprema de Justicia, que incluyen a un ministro y a 11 gobernadores.

“No es posible que cualquier funcionario sea tan miserable de quedarse con recursos públicos en tiempos de pandemia”, indicó Francisco Barbosa.

Y el contralor reveló que tiene en la mira a 26 gobernaciones y a 67 alcaldías.

Lo revelado por el procurador también da cuenta de los alcances de la corrupción. Su despacho tiene abiertos 237 procesos disciplinarios, 185 registros en evaluación y 670 procesos preventivos.

A esta hora, en la Plenaria del Senado, continúa el debate sobre la corrupción en Colombia en tiempos de pandemia.

Publicidad