La Corte Constitucional le puso fin a la cuestionada Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, ante lo cual los magistrados Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria tendrán que dejar los cargos en los que permanecen desde hace doce años a pesar de que sus periodos se cumplieron hace más de cuatro años.

Al fallar una tutela presentada por el Consejo Superior de la Judicatura, la Corte Constitucional decidió este jueves reactivar a la Comisión Nacional de Disciplina Judicial que había sido creada para reemplazar a la Sala Disciplinaria de la Judicatura (en la ley del equilibrio de poderes del año 2015).

La conformación de la naciente comisión permanecía en un limbo jurídico, luego de que el Consejo de Estado tumbara la convocatoria para designar magistrados de la comisión argumentando que hacía falta una ley estatutaria.

Para la Corte Constitucional no es necesaria la ley, tal y como señaló en su momento el Consejo de Estado.

Los magistrados, con ocho votos a favor y el impedimento de Cristina Pardo, consideraron que la permanencia de los magistrados Garzón y Sanabria en sus cargos por un tiempo superior al que corresponde (8 años) es abiertamente inconstitucional.