Con cinco votos a favor la Sala Plena de la Corte Constitucional acaba de negar una tutela que presentaron los abogados del expresidente Álvaro Uribe Vélez, con la que buscaban tumbar la decisión judicial que avaló la indagatoria que le practicó la Corte Suprema de Justicia como una imputación de cargos.

Con esta determinación, que ratifica la imputación contra Uribe, el proceso penal contra el expresidente por soborno y manipulación de testigos continuará igual, en la etapa en que se encuentra en este momento.

En los próximos días una jueza de la República deberá decidir si precluye o termina el proceso en favor de Uribe, como lo ha solicitado la Fiscalía.

Le puede interesar: Inflación en Estados Unidos se dispara a máximos no vistos en 30 años

La Fiscalía ha pedido la preclusión del proceso porque considera que no hay delito en las conductas que le han endilgado al expresidente y que no se puede comprobar que él sea autor o partícipe.

A Uribe lo investigan por, presuntamente, haber buscado a paramilitares en las cárceles para que declararan que él no ha tenido vínculos con las Autodefensas y para que señalaran al senador Iván Cepeda de orquestar un montaje en su contra.

Esta decisión de la Corte, que avaló la indagatoria practicada por la Corte Suprema de Justicia mediante la Ley 600 de 2000 como una imputación de cargos mediante la Ley 906 de 2004, crea un precedente para otros casos similares como el del exsenador Richard Aguilar, quien también pedía anular la imputación de cargos en su contra.