La Corte Constitucional tumbó el impuesto que había creado la Ley de Financiamiento de 2018 para la venta de bienes inmuebles superiores a 918 millones de pesos.

La norma establecía el pago del 2 % adicional por la venta de apartamentos, casas o lotes que no fueran predios rurales destinados a actividades agropecuarias.

Para el alto tribunal esta norma de la Ley de Financiamiento implica un trato inequitativo para los compradores y vendedores, puesto que, por el traspaso de un mismo inmueble, el impuesto se tendría que pagar varias veces, lo que aumentaría el valor de la propiedad indiscriminadamente.

Pese a que la Ley de Financiamiento aún está vigente, este tributo que fue declarado inconstitucional no se podría seguir cobrando más y quienes ya lo pagaron no tendrán la posibilidad de pedir reembolso.