El decreto 558 (expedido por la emergencia por el coronavirus) por medio del cual se redujo la cotización a pensiones durante abril y mayo, fue declarado inexequible por la Corte Constitucional.

La norma, además, permitía el traslado de unos 20 mil afiliados de los fondos privados de pensiones hacia Colpensiones.

“La sentencia tiene efectos retroactivos, es decir, todo vuelve al estado en que se encontraba antes de la expedición del decreto legislativo”, explicó este jueves el presidente de la Corte, Alberto Rojas Ríos.

Uno de los efectos de la declaratoria de inconstitucionalidad del decreto es que ahora los empleadores deberán pagar el porcentaje de aportes a pensiones que se dejó de cotizar.

Por otro lado, los afiliados que se trasladaron desde fondos privados de pensiones hacia Colpensiones tendrán que regresar al fondo al cual pertenecían.