La aseguradora que tuvo que pagar por el incumplimiento del clan de los Nule en los contratos de la Calle 26 de Bogotá no pudo probar que fue otra víctima del carrusel de la contratación.