La fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, dijo este viernes que su oficina «continúa monitorizando» los supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos en Colombia, incluyendo los que tienen como víctimas a «los defensores de DDHH y los líderes sociales».

Bensouda hizo esta advertencia durante un encuentro telemático celebrado con diputados del Parlamento Europeo.

La fiscal enfatizó que sigue apoyando la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el organismo de justicia creado en Colombia para procesar delitos cometidos en el marco del conflicto armado.

«Apoyamos los esfuerzos de esa jurisdicción para asegurar que hay una adecuada rendición de cuentas de los mayores responsables de los crímenes, incluyendo los comandantes de las FARC y los más altos cargos de la jerarquía militar en los llamados casos de «falsos positivos», indicó la jurista.

El examen preliminar a Colombia fue abierto en 2004 y, según el último informe hecho público por la Fiscalía de la CPI, para su cierre las autoridades tendrán que cumplir varios criterios, como la «ausencia de lagunas manifiestas en el alcance de los procedimientos» y «la imposición de sanciones penales efectivas» a los condenados.