A La Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia condenó a 8.7 años de prisión al exmagistrado del Consejo Seccional de la Judicatura de Córdoba, Ramón Jaller Dumar, por los delitos de prevaricato por acción y prevaricato por omisión.

Jaller prevaricó por haber ordenado, sin fundamento legal y probatorio, el archivo de la investigación disciplinaria que cursaba contra la juez de Lorica Isabel Loreley Montes.

Le puede interesar: “Lo público es sagrado, porque de ello depende la vida de la gente”: vicepresidenta en Día de Lucha contra la Corrupción

A Montes la investigaban por la supuesta concesión de pensiones a personas que no cumplían los requisitos legales, afectando recursos del departamento de Córdoba.

“En esencia, lo que la situación exigía era que se indagara acerca de los procesos judiciales cuestionados por la Gobernación, averiguar si existían o no fundamentos jurídicos para conceder los derechos que, según la queja, estaban siendo reconocidos y constatar si las personas involucradas –los demandantes, sus apoderados y sobre todo la juez investigada- estaban actuando de acuerdo con el ordenamiento legal. Estos hechos eran los que Ramón de Jesús Jaller Dumar estaba en la obligación de esclarecer”, advierte la condena.

La Corte cuestionó que el exmagistrado no se declarara impedido para conocer del caso de la jueza, teniendo en cuenta que ella era su amiga.