Jesús Armando Arias Cabrales fue condenado por el Tribunal Superior de Bogotá al encontrarlo responsable de la desaparición de cinco personas durante el operativo de retoma al Palacio de Justicia en hechos ocurridos el 6 y 7 de noviembre de 1985 en Bogotá.

El general en retiro presentó recurso de casación ante la Corte Suprema para que el fallo fuera revisado, sin embargo, la Sala Penal no encontró errores en la sentencia de segunda instancia y la confirmó en su totalidad.

El alto tribunal le dio validez a las pruebas testimoniales y documentales que dan cuenta de la desaparición de rehenes que salieron vivos del palacio hacia la Casa del Florero y luego fueron llevados por uniformados a divisiones militares en el norte de Bogotá, donde no se volvió a saber de ellos.

Según la Sala Penal, el general Arias Cabrales fue el jefe militar de la operación de retoma y dispuso que las personas que salieran del edificio debían ser conducidas a la Casa del Florero no para auxiliarlas, sino para interrogarlas con el fin de establecer si eran integrantes del M-19.

«El general Jesús Armando Arias Cabrales dirigió el operativo de principio a fin y fue el responsable directo del mando, durante la acción militar y las fases posteriores de consolidación del operativo. A nadie se le ocurriría pensar, en ese entramado de hechos y pruebas, que el general que dirigió el desproporcionado operativo de la retoma del Palacio de Justicia con el fin de enfrentar el acto terrorista ejecutado por el grupo guerrillero M-19, una vez culminada la acción militar y contrario a lo que acordaron los mandos, se hubiera desentendido de los prisioneros y olvidado de los agresores», indicó la sentencia.

Agregó el fallo que el general en retiro, al participar de toda esa compleja operación militar ejecutada por él y por sus subalternos, no omitió su deber, sino que actuó como coautor.

Nancy Torres Leal