Un llamado de atención hizo la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia a los conductores de servicio público del país, al advertirles que su deber “es conducir de forma precavida” para evitar alguna afectación o daño a los usuarios del transporte público.

El pronunciamiento lo hizo el alto tribunal al dejar en firme una sanción para conducir vehículos y motocicletas a un señor quien en 2012, no esperó que el pasajero se bajara totalmente de la buseta, y arrancó ocasionándole graves heridas.

“La víctima se estaba bajando de la buseta y el conductor arrancó sin que hubiera terminado de descender, lo que provocó la caída de la víctima en el pavimento”, indica el fallo.

Explicó la Corte que en este caso “existe la necesidad de sancionar la violación al deber objetivo de cuidado” que produce “el conducir un vehículo de pasajeros, buseta”.

El comportamiento del procesado fue imprudente, pues pudiendo conducir de forma precavida, esto es, cerrando la puerta mientras el automotor se encontraba en movimiento, optó por no hacerlo

señaló el alto tribunal.