La Corte Suprema revocó las tutelas falladas tras la muerte de Javier Ordoñez en un procedimiento de la Policía y en las que se ordenó al presidente de la República, al ministro de Defensa y al director de la Policía moderar el uso de la fuerza en las protestas.

La decisión fue tomada por la Corte teniendo en cuenta que el Gobierno ya expidió un decreto regulando las protestas.

En efecto, en las tutelas se le ordenó al presidente de la República, al ministro de Defensa y al director de la Policía, que le exigieran a sus subalternos moderar el uso de la fuerza en las protestas e iniciar una campaña para promover los Derechos Humanos entre la Fuerza Pública.

La Sala Civil de la Corte, al revisar los fallos del tribunal, señaló que ya el Gobierno ha tomado medidas para regular las protestas, medidas como la expedición de un decreto en enero con un protocolo para la protesta pacífica.

Adicionalmente, la Corte Suprema tuvo en cuenta la situación de salud pública por el COVID-19 y el hecho de que están prohibidas las aglomeraciones.

En las tutelas revocadas se invocaban los derechos a la vida, la libertad, la libertad de expresión, a la paz, a la reunión y a la manifestación y protesta pública pacífica.

Publicidad