En el municipio de Ituango, departamento de Antioquia, crece la tensión por las 50 familias de comunidades aguas arriba del río, afectadas por el proyecto de Hidroituango.

Acostados en la carretera principal que conduce al municipio, los afectados y líderes sociales pidieron volver a sus parcelas a orillas del río Cauca, pero denunciaron que fueron retenidos y no pudieron continuar con la movilización.

Genaro Graciano, uno de los afectados, afirmó que “la Policía y Fuerza Pública, por orden de la empresa, no permitió el ingreso de las personas, por permitieron ese paso y la gente fue requisada”.

Por su parte, Luis Pérez, gobernador de Antioquia, manifestó que se existe “el derecho a la protesta y hay que respetarla, hace parte de la esencia. Lo que causa sorpresa es que no sabían a que habían ido, dijeron que los montaron en un bus de Caucasia”.

Entretanto, la incertidumbre continúa para las 50 familias que permanecen en el coliseo a la espera del desalojo y que aún no tienen a dónde ir.