Los ríos Carare, Opon, Suárez, Lebrija y Sogamos desbordaron sus afluentes, por lo que fueron declarados en alerta roja; el Magadalena, Chicamocha y Fonce, continúan en alerta naranja a causa de las incesantes lluvias que han provocado las crecientes súbitas causantes de graves daños viales e inundaciones en más del 60% del departamento.

“Se presentaron crecientes súbitas en cuatro municipios, tenemos problemas del hacinamiento en dos municipios de igual forma en el momento la vía curos Málaga se encuentra cerrada”, aseguró Andrés Díaz, director departamental riesgo.

Le recomendamos leer: Se dispara la violencia intrafamiliar en Colombia: Seis agresiones por hora

Ante la emergencia, Isagen tuvo que reajustar la apertura de sus compuertas en la represa de hidrosogamoso con el vertimiento de 1.300 metros cúbicos de agua por segundo, lo que activó las máximas alertas y restricciones

“Evitar frecuentar quebradas, ríos y evitar estar en zonas de alto riesgo, evitar conducir en altas horas de la noche y evitar estar en campos abiertos cuando se presenten tormentas eléctricas”, recomendó Fabián Andrés Vargas, director departamental riesgos Santander.

Se reporta cierre total en la vía nacional curso Málaga, paso restringido en la troncal del carare a la altura de Landazuri cimitarra, en la troncal del Magdalena medio hacia la altura de Puerto Araujo y en las vías entre Bucaramanga, Barrancabermeja socorro San Gil. A 15 elevo la cifra de personas fallecidas por actos irresponsables durante esta emergencia invernal