El desespero de las comunidades es total, las clases en los colegios fueron suspendidas y con carrotanques se tratan de abastecer de agua los barrios.

“Desesperada, la verdad que sí, tres días uno sin bañarse sin para poder lavar nada, estamos desesperados pidiéndole a Dios que se pueda hacer algo para solucionar”, afirmó Sandra Lucía Duque, habitante afectada.

“Un suplicio, más de tres días sin agua, nosotros tenemos bebés y sin agua, no hemos podido ni lavar la ropa ni nada, ni la gente ha podido bañarse ni nada, porque cómo; terrible yo no sé si es que en este pueblo no hay alcalde, no sé qué pasa“, aseguró Blanca Helena Jaimes Carvajal, habitante afectada.

Le recomendamos leer: ¿Por qué la Aeronáutica Civil desaprueba la integración Avianca-Viva?

Ha sido necesaria la ayuda de la Policía, el Ejército y Bomberos del área metropolitana.

“El Ejército dispuso de todas las capacidades para poder atender el llamado de la comunidad ante esta situación, vamos a estar presentes acá hasta que la situación se normalice”, aseguró el teniente coronel, Luis Jesús León Mayorga, comandante del Batallón de Ingenieros de Combate No. 5, coronel Francisco José Caldas.

Por su parte, el gerente de Piedecuestana de Servicios Públicos aseguró que aunque hayan restablecido el servicio, las fuertes lluvias vuelven a impedir el buen funcionamiento.

Le puede interesar: MinEnergía firmó acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones para financiar la transición energética en Colombia

“Anoche dimos servicio alrededor de unas 2 horas, pero las fuertes lluvias volvieron a ocasionar este problema; estamos suministrando agua a través de carrotanques. En esta emergencia tenemos varios carrotanques distribuidos en todo el municipio, diferentes organismos de control y de socorro nos han venido apoyando y nosotros seguimos trabajando en la planta”, confirmó Gabriel Abril, gerente de Piedecuestana de Servicios Públicos.

Pese a los esfuerzos del personal del acueducto, la creciente súbita del río de Oro es imparable y los trabajos logrados hasta ayer se perdieron, por ahora alrededor de 70 colegios y 50.000 estudiantes seguirán sin clase y el comercio trabajando a media marcha.