El procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, propuso que la Jurisdicción Especial para la Paz y la Fiscalía adelanten una investigación “articulada” para esclarecer el crimen del líder político Álvaro Gómez Hurtado.

“La JEP tiene la obligación de investigar e ir más allá del dicho de los jefes de las FARC. El caso del magnicidio de Álvaro Gómez es una gran oportunidad para la articulación entre la Justicia Ordinaria y la Jurisdicción Especial”, dijo el jefe del Ministerio Público en su cuenta de Twitter.

Tras la atribución del crimen ante la JEP por parte de las Farc, el proceso por el homicidio podría generar un lío jurídico, dado que el caso es investigado en la justicia ordinaria por la Fiscalía, y también sería analizado por la justicia alternativa.