Según las autoridades, Jesús Ospina fue asesinado el día sábado en un sector del caserío La Carbonera, que hace parte del municipio de Tibú.

El comandante de la Policía de Norte de Santander, coronel Jhon Alzate, informó a medio de comunicación que hombres armados asesinaron a tiros a Ospina.

«El líder social recibió varios impactos de arma de fuego, hasta el momento se desconocen los autores y las causas de este homicidio», indicó el alto mando policial.

Justamente Ospina pertenecía al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), que busca que las comunidades campesinas sustituyan los cultivos ilícitos por actividades productivas legales.

La región del Catatumbo está conformada por los municipios de Tibú, El Tarra, Sardinata, El Carmen, Convención, Teorama, San Calixto, Ocaña, Hacarí, La Playa, Ábrego y Bucarasica.

La zona se ha tornado una de las más violentas del país por las constantes acciones armadas del la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), disidencia de las Farc, grupos de narcotraficantes y un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL), considerado por el Gobierno como una banda criminal.

La situación del Catatumbo es compleja porque en esta parte del país han sido asesinados este año otros dos líderes sociales y los enfrentamientos armados causan desplazamiento de las comunidades.

Publicidad

Un grupo de hombres armados interceptaron en una carretera que va de Tibú a La Gabarra a miembros de una misión médica y robaron la ambulancia en la que se transportaban.

«Todos los que están trabajando en los hospitales están preparados es para salvar vidas no para meterse en conflictos internos», aseguró el presidente de la Asociación Nacional de Trabajadores Hospitalarios de Colombia (Anthoc), Arístides Hernández.

Recalcó que las agresiones dan al traste con las misiones porque generan temor y por eso falta personal en algunos hospitales de la región del Catatumbo como es el caso de Tibú y La Gabarra.

Hernández, igualmente, recordó que personal médico de esta zona se ha visto afectado por el conflicto y piden que los dejen cumplir con su deber que es el de atender a la población.