El arzobispo de Cali volvió a cuestionar al Gobierno nacional por las masacres, dice que no hay interés por frenarlas y aprovecharlas para destruir el proceso de paz.

Para monseñor, Darío de Jesús Monsalve, el Cristo negro de Bojayá representa una nueva realidad por la que atraviesa el país.

“La visita del Cristo significa que nosotros miramos el cuerpo social tan herido y mutilado los brazos, los jóvenes, los líderes sociales asesinados, los pies los reincorporados, estas víctimas de esta matazón que hay en el país que yo he llamado una venganza genocida«, indicó el arzobispo.

Además, aseguró que las masacres son el reflejo de un interés por destruir el proceso de paz.

«Es de ahora de los partidos que han instigado la venganza, que no salen de su intransigencia, la omisión que se hace cuando en el Estado no se toma una decisión, que convoque al pueblo en procesos de paz y reconciliación sino por el contrario, se trata de destruir un acuerdo que costó muchísimo tiempo, que significó mucho esfuerzo, que no se puede destruir unilateralmente, que es un acuerdo bilateral, por eso tenemos divididas hoy las Farc, no hay voluntad, que diga desde el Gobierno también lo omite», añadió.

Publicidad

De igual manera el religioso le pidió al Gobierno mayor compromiso para frenar los múltiples asesinatos.

«Parece que hemos dado un paso hacia atrás, espero que en estos dos años que le quedan al Gobierno Duque nos convoque a dar un paso adelante pero que se comprometa a detener esas masacres, un país en esta situación debería estar volcado con todos sus instrumentos, a controlar los pasos, a llegar a todas las poblaciones, a controlar cruces de vías, el tráfico de armas, es un temor sacral a las armas, gente pidiendo que armen más al país, yo creo que ha faltado esa decisión de fondo», concluyó el monseñor Monsalve.

Las declaraciones las dio monseñor durante una homilía al Cristo mutilado que recorrerá varios municipios del Valle.