Como «incontrolable» definen las autoridades de La Guajira la caótica situación que se vive en la frontera, dado al éxodo de ciudadanos venezolanos que a diario salen de su país por el paso oficial en Paraguachón o por las más de 200 trochas ilegales, por donde ingresan la mayoría.

José Carlos Molina, alcalde de Maicao, dijo que deben “hacer un sacrificio, los venezolanos que están aquí, demandan los mismos servicios que demandan los que aquí vivimos: energía, salud y educación, y no tenemos recursos, entonces es una situación bien difícil la que vivimos aquí”.

Muchos emprenden un viaje de penurias desde sus ciudades en Venezuela, para llegar a Colombia, que según ellos, es el único país que hasta el momento no les ha dado la espalda, por eso es su única opción.

«Tenemos que venir acá a buscar una mejor calidad de vida, tenemos nuestros hijos, nuestros nietos y tenemos que echar para adelante, para que ellos tengan educación y salud”, dijo María Dandrea, una venezolana que se encuentra en La Guajira.

Por su parte, Ányelo Hernández, otro ciudadano del vecino país, explicó que “la situación está muy fuerte, ahora con la reconversión monetaria es increíble cómo han aumentado las cosas y con un sueldo tan bajo, lógicamente nos vamos a morir de hambre”.

Una vez llegan a Colombia se enfrenta con otra dura realidad: la falta de empleo y de recursos para sobrevivir, por lo que muchos se ven obligados a dormir en parques y andenes.

Cabe recordar, que en los últimos días la gobernadora de La Guajira se reunió con el canciller y los gobernadores de otras zonas de frontera, para buscar salidas a esta crisis. La principal conclusión de la reunión, es que no hay recursos para poder atenderlos.