Una iniciativa para dotar de cuadernos y balones a niños de los colegios más pobres, terminó convertida en la más eficaz de las campañas para hacer conciencia sobre el reciclaje.

Las botellas de plástico son recolectadas y su peso se transforma en útiles escolares y artículos deportivos para las escuelas rurales del país.

Cada kilo de botellas se cambia por un cuaderno y cada 30 kilos por un balón. Si alguna institución educativa requiere útiles diferentes se les entrega por más kilos de material reciclado.

Es un trabajo de trueque, entre más botellas, más donación para ayudar a sus estudiantes. Con este trabajo impulsado por la Fundación Huella Sostenible se hace un aporte a la educación y al medio ambiente.

Publicidad

En solo un año 50 escuelas y colegios se han vinculado a la recolección de botellas en 51 puntos, se han recolectado más de siete toneladas, que se han transformado en cuadernos, libros, balones, raquetas, resmas de papel, lápices y materiales didácticos. El proyecto Botellas para Educar busca que más instituciones se vinculen ayudando a reciclar para aportar en la educación de los niños.