En el marco de la flexibilización del aislamiento preventivo y las aperturas graduales, el Gobierno Nacional ha dispuesto la apertura de algunas rutas aéreas, esto luego de identificar que los vuelos son de bajo riesgo ante la probabilidad de contagio por COVID-19.

Para Carlos Álvarez, médico infectólogo y asesor del Gobierno para el COVID-19, cuando se habla del riesgo de infección en los aeropuertos y aviones hay que tener en cuenta dos aspectos. “El primero es que existe el mito que una persona asintomática puede transmitir el virus a todas las personas de un avión por estar encerrados, sin embargo esto no es así”, indicó.

Al respecto, el experto explicó que teniendo en cuenta el sistema de ventilación de los aviones, el riesgo real es solo para los que están sentados cerca a una persona asintomática y, además, va a depender también de la enfermedad. Generalmente entre más síntomas, más riesgo de transmisión.

Otra variable importante es el tiempo de exposición, entre más largo el viaje, mayor riesgo. Normalmente muchos brotes descritos aparecen en vuelos largos de más de tres horas. Para tener en cuenta, en Colombia la mayoría son de menos de una hora.

“Cuando se cumplen las normas de bioseguridad, se disminuye el riesgo de contagio y ahora con pilotos que se han hecho, se demuestra que la probabilidad es muy baja”, aseguró el experto.

Esto lo reafirma una investigación internacional (Barnett, 2020), que concluye que la probabilidad que un viajero se infecte de COVID-19 en un vuelo nacional de dos horas, usando tapabocas y con el avión lleno (excepto las sillas del medio), es de 0,00013, es decir, una de cada 7.700 personas.

Publicidad

“Para Colombia hace unos meses era un riesgo tener vuelos abiertos provenientes de sitios donde estaba transitando el virus, pero ahora probablemente no porque el COVID-19 se está transmitiendo internamente en el país y en las diferentes ciudades”, indicó.

Le puede interesar: ¿Cómo está la salud mental de los bogotanos en medio de la pandemia?

El riesgo no está en los aviones

El segundo punto a tener en cuenta es que los aviones cuentan con esquemas de bioseguridad muy potentes.

“Probablemente cuando se han presentado contagios no ocurren normalmente dentro del avión, sino en el aeropuerto cuando no tienen normas de bioseguridad y se permiten aglomeraciones. Pero si hay protocolos, ese riesgo también se minimiza y no es un foco de contagio”, afirmó Álvarez.

Por todo lo anterior, el experto considera que es más riesgoso viajar en bus o metro.