Un mural con la imagen de Javier Francisco Palma Bermúdez, frente a la cancha en donde todas las tardes el joven vestía la camiseta de Junior y se sentaba a ver partidos fútbol, inmortaliza en la Ciudadela 20 de Julio a una víctima de la inseguridad en Barranquilla.

‘Kiri’, como lo conocían los amigos en este sector del suroccidente de la cidad, estaba sentado en la terraza de su casa, cuando delincuentes atracaban una miscelánea cerca a la casa donde estaba. La comunidad se alertó y se inició una persecución.

Javier, a pesar de que no estaba involucrado en la persecución, fue alcanzado por una bala.

“Fue cuestiones de segundos. Estábamos viendo el partido y se fue la luz. Salimos a la puerta para hablar mientras llegaba la luz. Entonces nos dimos cuenta que estaban atracando la miscelánea y el dueño de la miscelánea estaba forcejeando con los bandidos. A lo que forcejea, los bandidos salen disparando a la loca como para despejar a la gente,  porque la gente iba para encima, y así pasó esta tragedia que nos tiene enlutado a toda la familia”, cuenta Alfonso Palma, tío de Javier Francisco.

Conozca más: Graves emergencias en el Valle del Cauca por temporada de invierno

En medio de la confusión, Javier Francisco fue llevado a un centro de atención médico, donde falleció.

“Nosotros lo recogimos, lo llevamos al Paso de la 9na y después lo trasladaron para el (hospital) de Barranquilla. (Allí) nos dijeron que el tiro le había llegado a la espalda y lo había destrozado por dentro,  y allí fue donde falleció” añade el tío del joven.

El luto y el dolor invade hoy a la Ciudadela 20 de Julio por esta tragedia, mientras se pide castigo para los responsables de este nuevo asesinato.

“Era un niño muy amable, muy, lo mejor de todo, se nos fue un ángel. Un niño adorable con toda la familia. Aquí todo el barrio está de luto con esta tragedia tan repentina”, dice Alfonso Palma, conmocionado.

10 millones de pesos ofrecen las autoridades como recompensa, por información que permita la captura de los responsables de este homicidio.