Los estrictos controles en el aeropuerto José María Córdoba de Rionegro han frustrado envíos de drogas ilícitas a varios destinos. En lo que va corrido del año, han capturado 40 mulas, frente a 24 en el mismo periodo del año anterior.

Los investigadores de la Policía Antinarcóticos tienen la mira puesta en dos destinos: el primero es San Andrés, donde las mafias han pretendido enviar pequeños cargamentos de marihuana. El último cargamento que cayó fue de más de 900 barras de la hierba tipo creepy, en medio de un despacho de ropa de segunda. Y el más absurdo: un envío de pescado a San Andrés, en neveras de icopor y envueltos en papel de vinilo elástico, los pescados estaban rellenos de marihuana empacada en plástico negro.

Puerto Rico es el otro destino en vigilancia, en las últimas horas la Policía frustró el envío de miles de pastillas de éxtasis camufladas en los amortiguadores de un tractor, y dentro del cuerpo de un motor portátil ambos fueron despachados desde Rionegro hacia la isla estadounidense.

También son numerosos los casos de jóvenes que intentan salir de Medellín hacia el exterior con 100 y 200 gramos de cocaína liquida camuflada en fragancias y cremas en su equipaje. Las pruebas de narcotex en estos casos, tardan hasta media hora en registrar el color azul turquesa que confirma la existencia del estupefaciente. Un joven también intentó viajar a Europa vistiendo doble ropa interior con cocaína en el medio.

En lo que va corrido de año, la Policía Antinarcóticos ha capturado 40 mulas pasantes, que tenían como destino México y Madrid, además de frustrar el envío de 82 kilos de cocaína y 12 mil dosis de éxtasis, a través de los servicios internacionales de correo y encomienda.

Con más de 200 mil operaciones al año, el aeropuerto ubicado en Rionegro, Antioquia, es el más importante de país después de El Dorado de Bogotá.