Desde las 2:30 de la madrugada de este miércoles, los internos de la URI ubicada en el centro de Barranquilla salieron de sus celdas para exigir sus derechos como personas privadas de la libertad.

En medio del amotinamiento, según las autoridades, cuatro de los internos se autolesionaron como una manera de llamar la atención de las autoridades, mientras que algunas celdas quedaron totalmente destruidas.

«Estaban exigiendo el traslado a centros penitenciarios y carcelarios. Aquí hay personas sindicadas y condenados también”, confirmó Roberto Badel, procurador Provincial de Barranquilla.

Publicidad

Ante la situación, desde las 7:30 de la mañana más de 30 privados de la libertad fueron trasladados a la cárcel El Bosque, a la cárcel Modelo y a la Distrital de Barranquilla.

Varios son los motivos que llevaron a los internos a amortizarse.

«No tenemos comunicación con la familia, si me entiende, hay personas que ya tienen 10 meses u 11 meses aquí y no resuelven nada, no hay traslado ni nada”, indicó Deivis Johan González, uno de los internos amotinados en la URI.

Mañana se adelantará un comité extraordinario de seguridad para analizar el tema del hacinamiento carcelario en la ciudad.