Un macabro caso estremece a los habitantes del Bajo Cauca antioqueño, un líder social fue asesinado hace una semana, pero grupos armados prohibieron hacer el levantamiento del cadáver.

Una semana lleva expuesto a la intemperie en zona rural del municipio de Tarazá, en el Bajo Causa antioqueño, el cuerpo del líder social Edier Lopera, quien fue asesinado el 15 de junio, pero un grupo armado prohibió a su familia hacer el levantamiento.

“Por orden de los grupos paramilitares se prohíbe que la comunidad realice el levantamiento y lo lleve ante las autoridades e incluso se prohíbe que las mismas autoridades lleguen al territorio a hacer el levantamiento del cuerpo, es una orden expresa de este grupo paramilitar”, afirmó Óscar Zapata, defensor de Derechos Humanos del Proceso Social de Garantías para Líderes sociales en Antioquia.

En la zona hay temor no solo por la presencia del cuerpo, sino por los crímenes selectivos contra líderes sociales, ya que van 14 en lo corrido del 2020 en Antioquia.

Edier Lopera se desempeñaba como vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Popales de Tarazá y al parecer fue asesinado por denunciar e impedir el reclutamiento de menores, incluidos sus hijos.

Hasta el momento ninguna autoridad se ha pronunciado sobre este macabro caso que estremece a la población.