El cuidado de los adultos mayores durante la contingencia de COVID-19 es lo más importante, no solo porque son la población de mayor riesgo de acuerdo a las características de la enfermedad, sino porque además son propensos a crear cuadros depresivos importantes para lo cual familiares, cuidadores y personal auxiliar y profesional deben darle un trato digno, afectuoso y adecuado, lleno de asertividad y comprensión.

Hay una serie de recomendaciones que hace el Ministerio de Salud a todas las personas que hacen parte de las redes sociales, familiares y profesiones de las personas adultas mayores que durante los días del aislamiento social preventivo.

Acá las recomendaciones:

  • Mantengan una conexión por teléfono, videollamadas, correo electrónico o redes sociales.
  • Propicien el ejercicio físico adecuado a sus características y edad, estudios, terapias, tomar el sol desde ventanas o balcones.
  • Compartir a través de juegos, historias, televisión, ocio o la cocina.
  • Mantener las rutinas de aseo, sueño y alimentación.
  • Ofrecer mecanismos para la orientación, tales como calendarios y relojes.
  • Mantener las ventanas abiertas.
  • Disponer que participe en espacios espirituales según sus creencias.
  • Facilitar ejercicios de agudeza mental como leer, sudokus, dominó, ajedrez, sopa de letras, etc. En este punto se recomienda también leer junto con el adulto mayor un libro.
  • Promover el diálogo y su participación en las actividades y decisiones en el hogar.
  • Evitar la inmovilidad en tiempos prolongados.
  • Solicitar ayuda profesional si es necesario a través de las líneas de apoyo de las secretarías de salud.

Además de estas orientaciones, se suman otras recomendaciones complementarias al adulto mayor y que permiten cuidar su salud mental.

  • Redescubrir libros o empezar a escribir las memorias.
  • Recordar historias, perdonar y consolar.
  • Hacer uso de las herramientas virtuales.
  • Redescubrir el sentido del hogar.
  • Adelantar las tareas de jardinería y otros arreglos del hogar.
  • Estar en casa no es estar aburrido, es un reencuentro familiar.