La importación y el bajo consumo de papa tienen a los cultivadores del tubérculo en una completa crisis.

Los precios han caído más del 50 %, y muchos cultivadores no han tenido otra opción que salir a las carreteras a ofrecer la papa directamente.

Los cultivos de papa del altiplano cundiboyacense, son cultivos que no dejan producir así la crisis tenga el precio por los suelos.

Vea también: Sin público, Medellín celebró Feria de las Flores con tradicional Desfile de Silleteros

“Estoy perdiendo el 100 %, más el 5 %, porque a mí me toca sacar recursos de otra parte para reponer para los empleados (…) se pueden producir las 40 o 50 toneladas por hectárea, pero no nos da el costo porque la papa está en estos momentos entre 30 y 35 mil pesos”, afirman algunos cultivadores.

Por otro lado, el consumo de papa bajó en un 40 % por efectos de la pandemia y el cierre de hoteles, restaurantes y casinos.

Publicidad

La dramática situación de los cultivadores de papa los obligo a salir a las orillas de la carretera a vender su producto al precio que sea. Así pues, un bulto de 50 kilos se puede conseguir en 12.000.

“A nosotros nos toca vender aquí la papita a como diga el que pasa en la vía, toca regalarla prácticamente (…) El Gobierno ahorita está trayendo papa de Canadá y Holanda, papa precocida, ¿será qué aquí en Colombia no hay papa?”, afirman los campesinos.

Le puede interesar: Cayó el autor material del crimen de la líder Juana Perea

En Nariño, el tercer productor del tubérculo a nivel nacional después de Cundinamarca y Boyacá, de las 570.000 toneladas producidas, al menos 400.000 se perdieron durante la pandemia.