En noviembre fue avistada y posteriormente rescatada el primer caso en Colombia de una felina silvestre albina, proveniente del municipio de Amalfi en Antioquia. Se cree que es un yaguarundí (Puma yagouaroundi), uno de los pequeños felinos que habitan en ese territorio.

Su mutación genética recesiva, el albinismo, le genera afectaciones que le impiden desenvolverse en la naturaleza, lo cual, hace que sea improbable que sobreviva por sí sola, al presentar problemas para camuflarse, cazar, protegerse de depredadores. Además, por su condición, presenta vulnerabilidad a los rayos del Sol y problemas de visión.

Lo más visto: Bebé abandonada sobrevivió gracias al calor que le brindaron unos cachorros

Por lo anterior, las autoridades ambientales hicieron entrega de la felina albina al Parque de la Conservación en Medellín, en donde se le brindará bienestar durante toda su vida.

Luego de un mes, estas son las condiciones de la felina silvestre albina:

  • Pesa 1.100 gramos.
  • La felina ya no toma lactoreemplazador. Tiene una dieta actual semisólida.
  • Está despierta, activa y hace con regularidad sus necesidades fisiológicas (en ocasiones se debe seguir estimulando).
  • Si bien tiene déficit visual, su visión ha mejorado. Se cree que observa sombras. No se le ha realizado un examen de visión, pues aún se encuentra en desarrollo.
  • No tiene buen tono muscular, pero está mejorando cada día en su fuerza y coordinación.
  • Responde a estímulos auditivos.