Las fuertes lluvias y las precipitaciones que han causado la destrucción de los tejados de las viviendas tanto en Providencia, Santa Catalina y San Andrés han traído graves consecuencias en temas de salud.

Principalmente hay alerta por la neumonía que están sufriendo los migrantes de Providencia que llegan a San Andrés a albergues.

Asociaciones de salud pública no descartan que esta problemática pueda salirse de control.

Y es que algunos providéncianos no logran superar la tragedia por lo que la ayuda psicológica ha sido fundamental, pues algunos prefieren abandonar los albergues.

Publicidad

La Gobernación de San Andrés dispuso en las últimas horas de diferentes funcionarios para la atención de estas personas damnificadas.