El Dane reveló hoy una nueva y preocupante situación que refleja el impacto por la crisis económica por la pandemia: los hogares mermaron el consumo de papa.

Según el informe, sobre el seguimiento de precios y consumo de los 25 productos de consumo masivo durante la pandemia, la cantidad de papa vendida en los primeros días de septiembre se redujo un 50%, comparada con las ventas de abril.

Esta situación refleja la magnitud de la crisis que enfrentan miles de hogares por el desempleo. A muchos no les alcanza para comprar este alimento.

Para el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, el fenómeno puede ser un indicador de la crisis económica y el desempleo, “del relativo empobrecimiento que están teniendo los hogares, específicamente los hogares pobres y vulnerables donde la participación de la papa dentro del presupuesto es muchísimo más alta que en los hogares de clase media y de ingresos altos”.

El Dane también ha identificado que los hogares están sustituyendo la papa por otros productos más baratos como el arroz, cuyos precios se han estabilizado en las últimas semanas.