El balance preliminar frente a los actos vandálicos contra la URI de la Fiscalía en Popayán, arroja pérdidas cercanas a los 20 mil millones de pesos.

El fiscal General Francisco Barbosa, rechazó los actos de violencia que ocurrieron en la capital del Cauca en las últimas horas, dónde dos jóvenes murieron, además, la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía fue totalmente destruida y la sede de Medicina Legal sufrió graves afectaciones.

Lea también: Millonaria recompensa por responsables del ataque a la Alcaldía y Concejo de Jamundí

“Frente al caso de la menor de edad fallecida cuya denuncia se hizo pública ayer, la Fiscalía envió dos fiscales a esa ciudad. Una de ellas experta en temas de género y con enfoque de niños, niñas y adolescentes, así como un equipo de Medicina Legal que recuperó la evidencia biológica para realizar y esclarecer lo denunciado por la comunidad”.

De acuerdo al joven que murió durante las protestas este viernes, el fiscal recordó a la ciudadanía que “en este momento no hay un Instituto Forense para poder hacer análisis sobre ese cadáver ni determinar ni esclarecer lo que ocurrió producto de la salvajada que se produjo el día de ayer“.

Publicidad

Podría ver: Filtran video de un ovni en California y el Pentágono confirma que es real

El jefe del ente acusador sostuvo que la destrucción de la URI es un “claro acto de terrorismo contra la institucionalidad que afecta el servicio prestado a los ciudadanos“, además indicó que fueron destruidos los laboratorios forenses donde investigadores trabajaban en el esclarecimiento de los delitos que suceden en Popayán.

De igual forma, Barbosa indicó que resultaron afectadas en su totalidad, las oficinas para la atención integral de víctimas de violencia intrafamiliar, de violencia sexual, las dependencias en las que son atendidos casos contra los niños, niñas y adolescentes, y que no solo es un ataque a la Fiscalía, sino que atenta de igual manera contra las víctimas.

´Conozca más: Colombia registra cifra récord de muertes por COVID-19 en 24 horas

Según el fiscal general,  fueron incendiados 9 vehículos, 6 motocicletas, decenas de equipos de cómputo e impresoras. Además, fueron hurtadas armas y munición de los armerillos; y fue extraída cocaína y marihuana que había sido incautada en operativos contra el tráfico de estupefacientes.

“En este punto destruido continuará el proyecto de construcción del Búnker de la ciudad de Popayán que se entregará a la ciudadanía en el año 2023. Estamos presentes y continuamos garantizando, con dificultades que iremos superando, nuestra función de administrar justicia en esta ciudad”, reiteró el Fiscal.