Las autoridades declararon calamidad pública en los 116 municipios de Cundinamarca tras los estragos generados por el invierno.

Las fuertes lluvias no paran en el departamento, 59 municipios están afectados y más de 600 familias han resultado damnificadas por crecientes y deslizamientos.

Le puede interesar: El lunes, 7 de noviembre, se retoman los vuelos Bogotá – Caracas

Facatativá es uno de los municipios más críticos, ya cumple dos semanas en alerta roja, varias de sus fincas y cultivos están bajo el agua.

La decisión de declarar calamidad pública obliga a todos los órganos de emergencia a estar en máximo alistamiento, a los Alcaldes a tener activos, los Consejos Municipales de Gestión de Riesgo y renovados los contratos con los cuerpos de Bomberos de sus jurisdicciones.