Ante la falta de recursos económicos para atender los efectos de las inundaciones en su localidad, la alcaldía de Vigía del Fuerte decretó la calamidad pública.

Las fuertes lluvias provocaron la creciente del río Aquía e inundaciones en las comunidades cercanas como Puerto Medellín, Puerto Palacio, Vidrí, Vegaez, Belén e Isletas.

Los damnificados son alrededor de 1.200 personas quienes además de las viviendas y enseres, perdieron sus cultivos y los animales domésticos. Con el apoyo de la Defensa Civil se avanza en el censo que permita establecer las ayudas que se requieren para los pobladores quienes lo perdieron todo.

Publicidad